emprendedores exitosos

Cinco rasgos de personalidad que los emprendedores exitosos tienen

La diferencia entre tener un trabajo y construir un gran negocio

Hay mucho que hablar hoy en día sobre emprendimientos. Y la verdad sea dicha, la palabra es excesivamente usada y las muchas definiciones que tiene hacen que sea confuso saber exactamente qué quiere la gente decir cuando la dice.

Por un lado, tienes personas como nuestro presidente, Donald Trump, que ha iniciado muchos negocios y supervisa miles de millones de dólares en activos. Por otro lado, tienes jóvenes emprendedores haciendo “ajetreos” tratando de ganar algo de dinero extra, o freelancers y consultores que prestan servicios a un pequeño número de clientes.

Desafortunadamente, ambas partes utilizan la palabra “emprendedor.”

En Rich Dad, siempre demostramos la distinción entre un verdadero emprendedor y alguien que simplemente es un auto-empleado utilizando el cuadrante CASHFLOW.

Cuadrante del flujo del dinero

En el lado izquierdo del cuadrante, tienes a los empleados y auto-empleados. Si bien los auto-empleados quieren llamarse emprendedores, no lo son. No son dueños de un negocio. Son dueños de un trabajo. No emplean gente, y están limitados por su propia capacidad. Si no trabajan; no se les paga. ¿Tienen el potencial para convertirse en emprendedores? Absolutamente, pero no están allí todavía.

En el lado derecho del cuadrante, tienes a los Dueños del negocio. Estos son los verdaderos emprendedores que construyeron negocios que ganan dinero trabajen o no. Emplean gente o construyen un sistema que automatiza su trabajo y ventas, y ven escalar sus negocios a una taza que está más allá de su capacidad de trabajo.

Tal vez estás leyendo esto y te diste cuenta de que eres un auto-empleado. Si tu deseo es moverte desde el lado izquierdo del cuadrante hacia el lado derecho, aquí tienes cinco rasgos que tendrás que desarrollar para dejar de ser dueño de un trabajo y comenzar a ser dueño de un negocio.

1. Son contrariadores

Convertirte en un emprendedor es en sí mismo como un movimiento contrario. Muchos amigos y familiares simplemente no lo entenderán. ¿Por qué comenzar una empresa cuando podrías obtener un trabajo “seguro”? Por supuesto, aquellos que han pasado por despidos o ser reemplazados por tecnología se dan cuenta que no hay nada seguro en ser empleado.

Pero existe un nivel de contrariedad que un emprendedor necesita para desarrollarse más allá de dejar el mercado de trabajo para poder tener éxito. Esto es lo que mucha gente quiere decir cuando habla de ser “disruptor”. Por ejemplo, Uber es una empresa que disturbio la industria del taxi. Los fundadores de Uber miraron a una industria establecida desde hace mucho tiempo y se dieron cuenta de que podía haber algo mejor. Ese fue un movimiento contrario. Y uno riesgoso. Pero pagó generosamente.

En resumen, los emprendedores exitosos no aceptan el statu quo. Ellos hacen preguntas que desafían los supuestos de larga data. Y obtienen ganancias de las respuestas, cuando las entienden bien.

2. No hacen distinción entre trabajar y jugar

¿Adivina qué? Manejar un negocio y escalarlo hasta el éxito requiere mucha energía y trabajo. Los verdaderos emprendedores, sin embargo, no miran esto como algo disuasivo.

La mayoría de los empleados no pueden esperar para el fin de semana o sus vacaciones. Ellos ven el trabajo como algo que se interpone en el camino de las cosas que realmente quieren hacer.

La mayoría de los emprendedores tendrán el problema opuesto. Trabajan y trabajan, a veces demasiado para estar sanos. ¿Por qué? Porque no hacen una distinción entre el trabajo y el juego. Para ellos, su trabajo es un juego. El desafío es crear equilibrio para comer bien, ejercitarse y cultivar relaciones significativas.

Pero el hecho es que si no estás listo para trabajar mucho y disfrutar de ese trabajo, te costará mucho tener éxito.

3. Piensan en patrones, no en detalles

Esta es una de mis historias favoritas sobre Steve Jobs:

Cuando estaban trabajando en la construcción de iMovie, el equipo de Apple tuvo una importante reunión con Jobs. Habían recopilado pilas de planes y esquemas para compartir con él. Tenían todos los detalles a mano. Jobs, sin embargo, entró a la habitación, ignoró los detalles, y fue a la pizarra. Dibujó un reproductor de video. Junto a él, dibujó un archivo de película. A continuación, dibujó una flecha indicando que el usuario podría arrastrar el archivo hasta el reproductor de películas. “Esto es lo que estamos construyendo,” dijo.

Steve Jobs previó los más grandes patrones de lo que los usuarios realmente querían del software de Apple. Él era consciente de los patrones de comportamiento del consumidor y como resultado entendido a donde Apple tenía que ir en lugar de seguir con el statu quo. No dejó que los detalles guiaran el camino. Más bien utilizó su visión para conducir cómo serían los detalles. Los emprendedores exitosos hacen lo mismo.

4. Actúan como un gerente general

En los deportes profesionales, es el gerente general o el GM quien construye el equipo. El entrenador del equipo entonces maneja a esos jugadores para tener éxito. El trabajo principal del gerente general es construir un equipo para el éxito. Si él o ella hace un trabajo pobre, el equipo fallará, no importa qué tan bueno sea el entrenador.

En los negocios, el emprendedor necesita ser un gerente general, no un entrenador. En lugar de enfocarte en manejar gente, necesitas encontrar el talento adecuado y confiar ese talento a un gerente para que ejecute tu visión.

Como  padre rico nos enseñó, los negocios y la vida son deportes de equipo. Sin un gran equipo, fracasarás. A menudo, el emprendedor es la persona menos inteligente de la habitación, excepto en un área, su genio para encontrar el mejor talento. De hecho, si no eres la persona más tonta de la habitación, probablemente estás haciendo algo mal.

5. Tienen un propósito más alto

Finalmente, y quizás lo más importante, tienes que tener un propósito más grande que simplemente hacer mucho dinero. Cuando los tiempos se pongan difíciles, cuando no estés viendo el éxito que te gustaría, atravesar eso es casi imposible si sólo estás ahí por dinero. Pero si tienes un propósito mayor, lograrás atravesar eso hasta el éxito.

En Rich Dad, nuestro propósito es elevar el bienestar financiero de la humanidad. Hacemos eso a través de la educación. Y sí, hacemos buen dinero haciéndolo. Pero si el dinero fuera nuestro único propósito, nunca lo hubiéramos conseguido. Todo vuelve a nuestro propósito.

¿Cuál es tu mayor propósito para estar en los negocios? Si no tienes uno, dudo que tengas éxito.

Obtén los mejores consejos para lograr el éxito en tu e-mail