matrimonio

El dinero y el matrimonio: Cómo trabajar juntos

A veces, la gente remarca lo grandioso que debe ser llegar a trabajar con mi marido diariamente. Otros preguntan cómo es posible que podamos estar trabajando juntos e igual disfrutar de nuestro matrimonio décadas más tarde. Simple: Trabajar juntos nos permite jugar juntos.

Todos conocemos las estadísticas: Las finanzas son la principal causa de estrés en una relación. Pero no creo que sea necesariamente falta de dinero lo que lleva al divorcio; Robert y yo estábamos quebrados y vivíamos en un coche al principio de nuestro matrimonio, pero conseguimos resistir la tormenta y salir por encima. Creo que la incompatibilidad con las finanzas es el verdadero culpable.

Seguro, comienza con alguno siendo un ahorrador mientras que el otro es un derrochador, pero puede escalar rápidamente a la incongruencia en las metas financieras y la visión de sus futuros.

Afortunadamente, Robert y yo compartimos el objetivo común de la libertad financiera desde el principio, lo que nos permitió unirnos y construir un negocio exitoso. Y no estamos solos, los negocios de pareja están en aumento.

Según la Federación Nacional de Empresas Independientes, el 43% de las pequeñas empresas son empresas familiares (definidas como dos o más miembros de la familia que gestionan una empresa que al menos un miembro de la familia posee). De esas empresas, el 53% de los gerentes identifican a un cónyuge como el miembro de la familia con la que comparten la gestión cotidiana.

Los beneficios de asociarse en los negocios

Ahora, no estoy diciendo que siempre fue fácil, o que siempre estuvimos de acuerdo con el enfoque o los detalles de nuestra empresa conjunta. Y escuché mi justa parte de historias de horror de otras “parejas-emprendedoras” que soportaron tanto en el dormitorio como en la sala de juntas como resultado de negocios fallidos. Pero hay un montón de parejas poderosas que lo hacen funcionar, y sus relaciones florecen en numerosos niveles.

• Financieramente

El Instituto Danés de Economía Laboral recopiló una muestra de 1.069 parejas danesas que habían establecido una empresa conjunta entre 2001 y 2010 y descubrieron que iniciar un negocio en conjunto proporcionaba ganancias de ingresos significativos para la pareja.

La investigación sugiere que co-lanzar un negocio a menudo es una buena inversión del capital humano de ambos socios, y tiene la ventaja añadida de reducir la desigualdad de ingresos dentro del hogar. También sugiere que es probable que las empresas co-emprendedoras se beneficien de la cohesión que tipifica las relaciones exitosas; en resumen, los socios con mayores niveles de afecto, confianza y satisfacción mutua presagian que lo harán bien en el fondo.

• Emocionalmente

Este mismo estudio también encontró que las parejas-emprendedoras no son más ni menos felices que las demás parejas (medido por el uso de antidepresivos o medicamentos de ansiedad/insomnio).

De hecho, en una serie de estudios, los co-emprendedores informaron que el trabajo en conjunto mejoró su relación personal. Los co-emprendedores también pueden valorar la flexibilidad para manejar el trabajo y la vida en el hogar, como cuidar a los niños, que les ofrece trabajar con un socio comprensivo que comparte las mismas metas y preocupaciones no laborales.

El arte de ganar dinero y hacer que el matrimonio funcione

No todas las parejas están destinadas a iniciar un negocio juntos, porque se necesita de algo más que simplemente disfrutar de la compañía del otro para que funcione.

En primer lugar, cada mitad tiene que poner un conjunto de habilidades específicas que su negocio necesita sobre la mesa. A veces, los opuestos se atraen y te encuentras naturalmente tomando la parte del negocio más orientada en el timón, y también evitas pisarle los dedos de los demás y te enfocas en las áreas en las que probablemente hagas el mayor impacto. Por ejemplo, Robert es más el vendedor y yo soy la que examina más de cerca los acuerdos y negocia en consecuencia. Ha funcionando bastante bien para nosotros.

Otras veces, es posible que tengan habilidades similares y tendrán que aprender a hacer las otras tareas que son necesarias, contratar o asociarse con otra persona que tenga esas habilidades, o subcontratarlos. Si eres auto-consciente y/o confías en la evaluación de tu pareja sobre ti, debería ser bastante fácil dividir la carga del trabajo en base a sus fortalezas y debilidades.

De cualquier manera, sus papeles deben ser claros, así que busca el consejo de los mentores para obtener ayuda. La confianza, la comunicación, el perdón y la libertad de cometer errores en el camino también son imprescindibles para construir un negocio juntos.

La mejor parte es que terminas con un cónyuge que entiende realmente el día que tienes en el trabajo, que respetas y aprecian las contribuciones del otro, que aprenden y crecen juntos y que hablan el mismo idioma. Este es el tipo de matrimonio gratificante que te permitirá pasar tus años de oro jugando juntos mientras disfrutas de la libertad financiera que ganaron.

Obtén los mejores consejos para lograr el éxito en tu e-mail