Kris Gage

La diferencia entre tú y la gente que admiras

Lo que aprendí siendo bartender y construir un negocio.

Trabajé en banca, trabajé en startups, construí programas multimillonarios, construí mi propia empresa. Y trabajé de bartender. (Como, este año.)

Las personas en todas estas áreas de trabajo tienen un montón sorprendente de cosas en común. Siempre hay personas que sufren del síndrome de impostor de vez en cuando. Personas que son astutas estirando una sola tarea para llenar una tarde entera. Personas que son cerradas, que juegan juegos políticos, personas que son perezosas y otros que aspiran a hacer mucho más.

La única diferencia real entre los camareros y los dueños de negocios se reduce a una sola cosa…

No es lo que leen

No es levantarse temprano

No es inteligencia

Hay algunas personas inteligentes que reciben salarios, y hay personas que ganan medio millón al año que son totalmente no-intelectuales.

No es ejercicio

Muchas personas exitosas se ejercitan, te admitiré eso. Pero un montón de personas “no exitosas” se ejercitan también. Y no todas las personas “exitosas” lo hacen.

Conozco cocineros que son fanáticos del cross fits, y millonarios que no sueñan con terminar en sudor. Francamente, yo digo “datos insuficientes” sobre si “ejercitarse” es realmente la causa, una correlación o quizás simplemente una coincidencia.

No es suerte

Tal vez algunos tienen ventajas en la vida, pero también hay tantos que tienen ventajas y las dejan pasar, y muchos más que encontraron sus propias “ventajas”.

Es increíble el número de camareros, por ejemplo, que trabajaron para financiar o tener su propio negocio (yo incluida, en ambas cosas.) La razón por la que son camareros no es porque “no obtuvieron el éxito”; es porque optaron por no hacer nada, abandonaron, o lo dejarlo ir.

Ni siquiera es necesario “trabajar duro”

Puedes trabajar duro como camarero; y seguirás siendo un camarero (aunque probablemente un camarero exitoso, si eso es lo que quieres.)

La diferencia es decidir.

Ejemplo: ¿Qué quieres hacer? Tienes que dirigir ese trabajo duro y ajetreo en algo específico.

Es decidir una vez. Y luego decidir de nuevo cada día después de eso.

La diferencia entre las personas que quieren algo más y las personas que lo tienen es simple:

Un grupo decidió, y siguió decidiendo, y el otro no.

Un grupo estableció un estándar más alto que el otro.

Y se aferraron a ese estándar una y otra vez después de eso.

Un grupo se comprometió y se mantuvo comprometido. Eligieron algo, y lo eligieron otra vez trabajando por él. Y el otro no.

Un grupo tiene agallas. La única razón por la que uno despierta en las mañanas con el tipo de cosas que creen que quieren es porque sabían que los querían. No tomaron otra alternativa como respuesta, y mantuvieron ese estándar en todo lo que hicieron durante todo el tiempo que les llevó llegar.

“Decidir” no es fácil (y puede que ni siquiera sea simple), pero el lado bueno: está disponible para todos. Incluyéndote.

Obtén los mejores consejos para lograr el éxito en tu e-mail