personalidades

La razón por la que no te llevas bien con todos tus compañeros de trabajo se reduce a las 4 diferentes personalidades de la oficina

Si la razón por la que odias a tu compañero de trabajo es porque una vez “accidentalmente” se comió tu sándwich, no podemos ayudarle realmente.

Pero si la razón por la que no puedes soportar a tu compañera es porque siempre es brusca en las reuniones, mientras tú prefieres tomarte unos minutos más para asegurarte de que lo entendiste todo, tenemos algunas potenciales soluciones.

Un artículo de la Harvard Business Review de Suzanne M. Johnson y Kim Vickberg Christfort, destaca la investigación de Deloitte, en el cual encontraron que hay cuatro tipos diferentes de personalidad en el lugar de trabajo; y el poder estar bien con todos depende en parte de tu capacidad para entender las diferencias.

He aquí una descripción de cada tipo de personalidad, extraído de HBR:

“Los Pioneros valoran las posibilidades y generan energía e imaginación en sus equipos. Ellos creen que los riesgos valen la pena y que está bien seguir tu instinto. Su enfoque es la imagen completa. Se sienten atraídos por nuevas ideas y los enfoques creativos.”

Los investigadores encontraron que los Pioneros son energizados por las lluvias de ideas, la espontaneidad y el entusiasmo. Son perturbados por las reglas, la palabra “no”, y un enfoque en el proceso.

“Los Guardianes valoran la estabilidad, y traen orden y rigor. Son pragmáticos y dudan de aceptar riesgos. Los datos y los hechos son requisitos básicos para ellos, y los detalles son importantes. Los guardianes piensan que tiene sentido aprender del pasado.”

Los investigadores encontraron que los Guardianes son energizados por la organización, la previsibilidad y los planes detallados. Son perturbados por el desorden, la presión del tiempo y la incertidumbre.

“Los Conductores valoran los desafíos y generan impulso. Obtener resultados y ganar cuentan más. Los conductores tienden a ver los problemas como blanco y negro, y abordar los problemas de frente, armados con lógica y datos.”

Los investigadores encontraron que los Conductores son energizados por la resolución de problemas, la franqueza y el ganar. Son perturbados por la indecisión, la ineficiencia y la falta de enfoque.

“Los Integradores valoran la conexión y mantener a los equipos juntos. Las relaciones y la responsabilidad con el grupo son primordiales. Los integradores tienden a creer que la mayoría de las cosas son relativas. Son diplomáticos y están enfocados en ganar consenso.”

Los investigadores encontraron que los Integradores son energizados por la colaboración, la comunicación y la confianza. Ellos son perturbados por la política, el conflicto y la inflexibilidad.

Los autores dicen que todo el mundo es una mezcla de las cuatro personalidades; pero la mayoría de la gente se alinea estrechamente con uno o dos tipos.

Para la investigación, Deloitte se asoció con la antropóloga biológica Helen Fisher y el biólogo molecular Lee Silver. Desde allí, encuestaron a más de 190.000 personas y trabajaron con líderes y equipos en miles de sesiones interactivas. El resultado es un sistema llamado Business Chemistry.

Curiosamente, una encuesta a unos 660 ejecutivos C-suite encontró que la mayoría de los líderes son Pioneros o Conductores. Y los Guardianes e Integradores tienen más probabilidades de reportar sentirse estresados.

Las cuatro personalidades esbozadas en el artículo de HBR se ven similares a otro sistema de tipos de personalidad llamado DISC (por su siglas en inglés): Dominante, Influyente, Estable y Conciente.

Como el psicólogo empresarial Tim Ursiny, fundador de Advantage Coaching, le dijo anteriormente a Business Insider que los conflictos tienden a ocurrir entre los tipos de personalidades opuestas; por lo que es Dominante Vs. Estable, y Consciente Vs. Influyente.

Las personalidades dominantes y estables suelen irse porque las personas dominantes tienden a ser abiertamente agresivas, mientras que las personas estables son más pasivas-agresivas. Y mientras las personalidades dominantes pueden parecer intimidantes o impacientes, Las personalidades estables pueden parecer indecisos y vacilantes para promulgar un cambio.

Las personas Conscientes e Influyentes están a menudo en desacuerdo porque los tipos Conscientes pueden ser percibidos como excesivamente perfeccionistas o preocupados por las reglas. Por otro lado, las personas Influyentes pueden parecer que no están lo suficientemente atentos a los detalles.

Cualquiera que sea el marco que prefieras utilizar, la idea es que tu compañero de trabajo (probablemente) no sea un idiota, o un matón; simplemente funcionan de manera diferente a la tuya.

El artículo de HBR se centra en la forma en que los líderes pueden fomentar la cooperación y la productividad de sus equipos, pero también es importante entender sus propias propensiones y cómo otras personas pueden percibirlas.

Por ejemplo, el artículo anima a los líderes a decir algo así como: “Juega como Guardian aquí…” o “Si fuera a ver esto a través de la lente de un Conductor…” (en contraposición a, “Sólo juega al abogado del diablo”). Podría ser más fácil e igualmente eficaz hacerte ver durante una reunión tensa un problema a través de la perspectiva de otro tipo de personalidad.

Eventualmente, puedes llegar al punto en que puedes hablar con tu gerente sobre tu tipo de personalidad específica (incluso si no usas la terminología de DISC o Deloitte) y cómo trabaja mejor.

Si eres un líder de equipo, sería aconsejable tener una idea de cómo cada uno de los miembros de tu equipo trabajan mejor; ya sea preguntándoselos directamente u observándolos con cuidado.

También querrás asegurarte de que no estás llenando tu equipo ejecutivo con personas como tú, más bien, ayuda mucho tener cierta diversidad, como un sistema de controles y equilibrios de personalidad, para facilitar la productividad.

Obtén los mejores consejos para lograr el éxito en tu e-mail