hacerte rico

Por qué lo que ganas no importa tanto a la hora de hacerte rico

Cuando era joven, lo único que mi padre pobre quería para mí era que consiguiera un trabajo bien pagado. Para él, el camino al éxito era ir a una buena universidad, obtener tu título, encontrar un trabajo bien pagado, y trabajar para subir la escalera corporativa.

Determiné a una edad muy temprana que ese no iba a ser mi camino. Yo quería ser rico, y sabía que trabajar como empleado, incluso en un trabajo bien pagado, no sería la manera de hacerse rico. De hecho, esto es algo que la gente más rica sabe muy bien (que es en parte la razón por la que son ricos).

Tomemos, por ejemplo, al magnate inmobiliario hecho a si mismo Sidney Torres, quien es dueño de más de $ 250 millones en bienes raíces. Como le dijo a CNBC, cuando se trata de seguir tus sueños, “trabaja en la industria en la que deseas estar. No te preocupes por lo que se te pague.”

Dos mentalidades sobre el trabajo

Mi padre pobre decía: “La seguridad laboral es lo más importante.”

Mi padre rico decía: “Aprender es lo más importante.”

Estas dos afirmaciones representan dos mentalidades fundamentalmente diferentes sobre el trabajo. La mayoría de la gente oirá el consejo de Torres sobre no preocuparte por lo que ganarás, y desecharán ese privilegiado consejo. “¡Debes recibir un pago justo por tu trabajo!”, dirán mientras pisotean fuerte. Cuando ves tu trabajo como simplemente una manera de hacer dinero para así poder hacer otras cosas, es imposible pensar en él como un medio para cualquier otra cosa.

Pero también hay a quienes se les prenderá la lamparita, dándose cuenta de que el trabajo puede ser un camino hacia algo más grande, incluso si no se te paga o se te paga muy poco. Torres está compartiendo una lección fundamental que hemos enseñado en Rich Dad durante años y años: para tener éxito, tienes que trabajar para aprender, no para ganar dinero.

La mentalidad de aprendizaje

En la película Jerry Maguire, hay muchas líneas geniales. Pero hay una que me pareció particularmente veraz. El personaje de Tom Cruise está dejando su trabajo altamente remunerado para comenzar su propia agencia después de ser despedido, y dice: “¿Quién quiere venir conmigo?” Todo el lugar se queda congelado y en silencio, mirándolo. Finalmente, una mujer dice: “Me gustaría, pero tengo una promoción en tres meses.”

Lamentablemente, como se mencionó anteriormente, esta es la mentalidad que la mayoría de la gente tiene sobre el trabajo. En lugar de mirar el trabajo como una oportunidad para crecer y aprender, miran el trabajo como un mal necesario y tratan de obtener tanto dinero de su trabajo como sea posible.

Cuando era joven, enfrenté la misma decisión que la mujer en Jerry Maguire. Después de graduarme de la Academia de Marina Mercante, tenía una buena carrera delante de mí. Mi primer trabajo fue en una flota de petroleros del Standard Oil de California como tercero. Hacía 42.000 dólares al año, incluyendo horas extras, y sólo tenía que trabajar siete meses al año. Mi padre pobre estaba muy contento.

Después de seis meses, sin embargo, renuncié a mi posición en la Standard Oil y me uní al Cuerpo de Marines. Mi padre pobre estaba devastado, pero mi padre rico me felicitó.

La razón por la que me uní al Cuerpo de Marines fue para aprender nuevas habilidades. Quería aprender a ser piloto y aprender a guiar a otros en situaciones difíciles. Yo sabía que las habilidades de liderazgo que aprendería en el Cuerpo me beneficiarían mucho en vida y en los negocios.

Después de mi viaje de deber, tuve la oportunidad de conseguir un trabajo estable bien pagando como piloto en una línea aérea comercial. En lugar de eso, sin embargo, tomé un trabajo en Xerox como vendedor. De nuevo, mi padre pobre estaba devastado y mi padre rico estaba feliz. Aunque podría haber tenido una vida cómoda como piloto, quería aprender la habilidad de las ventas. Sabía que esa habilidad, junto con las habilidades de liderazgo que aprendí en el Cuerpo de Marines, me harían rico.

Especialistas vs. Generalistas

La diferencia fundamental entre la filosofía de mi padre pobre y la filosofía de mi padre rico sobre el trabajo era una de especialización versus generalización.

Mi padre pobre creía que lo mejor era estar cada vez más especializado en tu trabajo. Él admitía que la gente era mejor pagada al saber más y más sobre cada vez menos cosas. Por eso estuvo tan orgulloso al obtener su doctorado. Sin embargo, siempre tuvo problemas financieramente.

Mi padre rico creía que lo mejor era convertirse en un generalista y saber un poco sobre un montón de cosas. Decía que lo mejor que podías hacer era trabajar en muchas áreas de una empresa y obtener habilidades en lugar de una profesión. Él sabía que la mejor manera de hacerse rico era ser capaz de dirigir especialistas de un amplio espectro de departamentos de una empresa.

Sidney Torres hizo algo similar cuando trabajó en un trabajo de construcción mal pagado para saber lo que necesitaba comprar y desarrollar sus propios negocios inmobiliarios.

¿Puedes cocinar mejor que McDonald’s?

A veces cuando estoy enseñando en una clase, les pregunto, “¿Cuántos de ustedes pueden cocinar una hamburguesa mejor que la de McDonald’s?” Casi todos en la habitación levantan la mano. Entonces les pregunto: “Si pueden cocinar una hamburguesa mejor, ¿Por qué no son más ricos que McDonald’s?”

La respuesta obvia es que McDonald’s es mejor en los negocios que en la fabricación de hamburguesas. Ellos desarrollaron sofisticados sistemas de ventas, de negocios y habilidades que igualan al éxito. La razón por la que la mayoría de las personas son pobres es porque están tan enfocados en hacer la mejor hamburguesa pero no desarrollan los mejores sistemas de negocios y habilidades empresariales.

¿Cómo se ve esto en el mundo real? Ir a la escuela para obtener tu MBA en contabilidad para poder ser gerente en una gran firma de contabilidad, mientras que alguien como Tom Wheelwright  (un Rich Dad Advisor) construye una empresa de contabilidad multi-millonaria de las lecciones que aprendió trabajando en una empresa de contabilidad Big 4.

Trabaja para aprender, no para ganar

Hoy, tú estás frente a estas mismas opciones. ¿Trabajarás para ganar dinero, priorizando la seguridad por sobre la oportunidad? ¿O trabajarás para aprender (y obtener educación financiera), renunciando a cierta seguridad para abrazar una mayor oportunidad?

La mayoría de las personas seguirán la sabiduría convencional y decidirán trabajar para ganar dinero. Pero si quieres ser rico, te recomiendo trabajar por lo que quieras aprender en lugar de lo que quieres ganar. Averigua qué habilidades quieres adquirir antes de elegir una profesión específica y antes de quedar atrapado en la carrera de ratas.

¿Qué habilidades necesitas adquirir para vivir una vida de riquezas?

Obtén los mejores consejos para lograr el éxito en tu e-mail