ya sabes

No puedes aprender lo que crees que ya sabes

Bienvenido a la hora de meditación de la semana, la inmersión semanal de Lifehacker en la piscina de sabiduría estoica, y cómo puedes usar su agua para reflexionar y mejorar tu vida.

La cita estoica de esta semana proviene del filósofo griego Epicteto, que nació esclavo y que sus enseñanzas fueron escritas por uno de sus discípulos. Esos escritos llegarían a ser sus Discourses y Enchiridion.

“Es imposible que un hombre aprenda lo que cree que ya conoce.” – Epicteto, Discourses, Libro II, cap. 17

Otra traducción:

“¿Cuál es el primer asunto de alguien que practica la filosofía? Deshacerse de la presunción. Porque es imposible que alguien empiece a aprender lo que él cree que ya conoce.” – Epíteto, Discursos, Libro II, cap. 17

Qué significa

Ya se trate de una habilidad, oficio, o simplemente conocimiento general, para mejorar tienes que aprender. Pero no puedes aprender si crees que no hay nada que puedas aprender. ¿Qué pasa si lo que sabes es sólo una de muchas posibilidades, y algunas son mejores que otras? ¿Qué pasa si lo que sabes puede ser mejorado por lo que otros saben? ¿Qué pasa si lo que sabes está realmente equivocado?

Si no demuestras humildad y abordas a todas las cosas como un vaso vacío y dispuesto, no crecerás. Nunca asumas que tu mente está llena, o que lo que sabes sobrepasa lo que los otros saben. Después de todo, ¿cómo se podría progresar en cualquier campo si todos asumieran que lo saben todo tan pronto como aprendieran algo? Es arrogante y tonto, incluso para aquellos que están en la parte superior de sus campos.

Qué tomar de él

No importa lo que sigas en la vida, mantente hambriento por aprender. Elige tener siempre la mente de un principiante, buscando constantemente otro ángulo. Consigue sentirte cómodo estando equivocado y disfruta cuando suceda.

Está bien estar equivocado, siempre y cuando lo hagas una lección. No tengas miedo de hacer preguntas y parecer un aficionado. Una mente abierta puede ser tu mayor activo si la dejas.

Somos criaturas tercas que quieren asumir que somos más inteligentes o capaces que los demás, pero esperar ser superior te hace inferior. Abandona el ego y acepta tu lugar como un eterno estudiante. Además, a nadie le gusta los sábelo-todos, y los verdaderos “expertos” son los que admiten cuando no saben algo. ¿Por qué? Porque les gustaría aprenderlo.

Obtén los mejores consejos para lograr el éxito en tu e-mail