tiempo

Cómo saber qué vale tu tiempo y dinero, y qué no

Existen muchos paralelismos en dirigir un negocio y dirigir tu vida, especialmente cuando se trata de decidir si vas a invertir tiempo o dinero para resolver un problema. Hay una trampa para saber cuándo y cómo valorar tu tiempo sobre el dinero.

Por ejemplo, cuando eres joven y no tienes mucho dinero, lo predeterminado es invertir tu tiempo en resolver el problema. Digamos que estás recién casado y la casa que tú y tu pareja compran juntos requiere algo de trabajo, tal vez incluso mucho trabajo. Por defecto, necesitas invertir tu tiempo en ella, digamos, pintar el baño porque no puedes pagarle a un profesional $30 por hora para que lo haga por ti.

Ahora, avanza rápidamente unos cuantos años hasta el punto en que tú y tu pareja se establecen en sus carreras y comienzan a ganar un dinero decente. Y aún así, ese maldito baño necesita otra mano de pintura. Después de trabajar duro toda la semana, lo último que quieres hacer el fin de semana es gastarlo pintando. Prefieres ver todos los partidos de la NFL. Entonces, ¿Qué haces? Contratas a alguien para que haga el trabajo por ti. Esto se debe a que ver fútbol vale más de $30 por hora.

Este mismo principio es cierto en los negocios. Al principio, estás obligado a hacer todo. ¿No has oído innumerables historias en las que los empresarios usan todo tipo de sombreros por necesidad, incluyendo incluso el papel de barredores de pisos o limpiadores de baños? El recurso que debes invertir es tu tiempo, por lo que trabajas todo el día haciendo todo lo posible para que tu negocio sea un éxito.

Pero, ¿qué sucede más adelante, una vez que tu negocio ha crecido de forma rentable? Comienzas a contratar empleados o incluso mano de obra externa para hacer las mismas tareas que solías forzarte a hacer. ¿Por qué? Porque, en parte, ahora tienes los recursos para subcontratar ese trabajo. Quizás lo más importante es que también comenzaste a darte cuenta de que puedes obtener un rendimiento mucho mayor de tu tiempo invirtiéndolo en otras áreas.

Todo se reduce a calcular cuál es el valor de tu tiempo, y específicamente el costo de oportunidad que surge de invertirlo en un área por sobre otra.

Cuando comienzas a trabajar, por ejemplo, el costo de oportunidad por una hora de tu tiempo puede ser de $ 200 por hora. Eso significa que si el mecánico que necesitas para reparar tu maquinaria te está pidiendo $ 400 por hora, puede que estés inclinado a intentar hacer la reparación por ti mismo.

Ahora, seamos claros en cuanto a que el costo de oportunidad no es lo que le puedes cobrar a alguien por tu tiempo, es el valor que puedes crear al hacer algo en lo que eres bueno. Quizás diseñando un nuevo producto u optimizando tus redes sociales o vendiendo algo a un nuevo cliente. Si el valor que puedes crear es más alto que el costo de contratar a alguien para hacer la otra tarea, hazlo.

Más adelante, sin embargo, a medida que tus habilidades y experiencia lo hagan más valiosas, el costo de oportunidad de tu tiempo podría ascender a $ 5,000 por hora o más. Esto se debe a que puedes dedicar tu tiempo a descubrir nuevos mercados o visitar clientes claves que hagan que tu tiempo sea extremadamente valioso. En ese punto, es mejor que gastes tu dinero para resolver cualquier problema que cueste menos.

Piénsalo: ¿crees que las personas altamente exitosas como Steve Jobs o Richard Branson gastarían su tiempo pintando su baño? Incluso el inversor notoriamente frugal Warren Buffet entiende que su tiempo es demasiado valioso para eso. Prefiere pasar los fines de semana y las tardes jugando al bridge porque valora más su tiempo que el dinero que le llevaría contratar a alguien para rehacer su baño.

Así que piensa en cómo inviertes tu tiempo y descubre cuál podría ser el costo de oportunidad para hacer algo más valioso y gasta algo de dinero para solucionar el problema en su lugar.

Obtén los mejores consejos para lograr el éxito en tu e-mail