fracasar

Un tipo que vendió su startup por $ 1.26 mil millones le dijo a los graduados que “se vuelvan buenos en fracasar”

Martin Casado es una leyenda en su rincón del mundo de la tecnología por inventar una tecnología que alteró radicalmente la forma en que se construyen las redes informáticas.

Él inventó la tecnología mientras era estudiante de doctorado en Stanford. Tomó esa invención y dos de los profesores le aconsejaron, Nick McKeown de Stanford y Scott Shenker de la Universidad de California, Berkeley (leyendas en su propio derecho) y fundó una startup. La llamó Nicira y estaba respaldada por capitalistas de riesgo como Andreessen Horowitz de a16z.

“Nicira se lanzó a la industria de las redes como una bala de cañón golpeando agua plácida,” escribió Marc Andreessen, fundador de A16Z, de Nicira y de Casado. Era verdad.

La compañía fue silenciosamente fundada en 2007, pero no se lanzó oficialmente hasta principios de 2012. Cinco meses después, la vendió a VMware por unos impresionantes $1.26 mil millones. Y la industria de las redes nunca volvió a ser la misma.

Después de quedarse en VMware por unos años, Casado se fue a principios del 2016 para convertirse en un VC con a16z. Pero lo interesante es que él no piensa en sí mismo como una persona exitosa, sino como alguien que se volvió bueno en el fracaso.

O al menos eso le dijo a la clase de graduados de 2017 en su primera universidad, Northern Arizona University, donde habló después de recibir un doctorado honorífico el 13 de mayo.

“Cuando estaba donde ustedes están, quería ser el mejor físico computacional del mundo,” le dijo Casado a la multitud. “Y poco después, quería ser el experto en cyber-política más importante del mundo. Pero en vez de eso, fui a la escuela de postgrado y entonces quería ser el mejor académico del mundo, y ciertamente no lo logré”.

Y añadió: “Sólo entré a ciencias de la computación porque no pude lograrlo como físico y entonces fracasé como estudiante de microbiología. Cometí muchos, muchos errores como fundador primerizo de una empresa.”

El discurso de Casado fue corto, dulce, divertido y profundo.

Lo escuche porque estaba en la audiencia ese día, viendo orgullosamente a mi hija graduarse con un título en astrofísica. Si bien estoy locamente orgullosa de mi niña, también me estoy mordiendo las uñas sobre a lo que su grado la llevará.

Ella no quiere ir a la escuela de postgrado ahora mismo. Y aunque conoce formas de matemáticas que yo ni siquiera sabía que existían, ¿qué clase de carrera tendrá? No lo sé, y tampoco ella.

Pero el discurso de Casado volvió mi opinión al respecto. Ofreció cuatro sólidos consejos a los estudiantes, que es un buen consejo para cualquiera, a cualquier edad.

1. “Es poco probable que logres tus objetivos.”

Nadie puede predecir el futuro, y cuando estás en el camino hacia un objetivo, un objetivo mejor “es probable que te golpee mientras estés mirando hacia otro lado,” dijo Casado, “y serías un idiota si no lo persiguieras.”

Su consejo es “toma una cierta fracción de ese esfuerzo y trabaja para ser abierto a los cambio y las oportunidades” mientras trabajas hacia tus metas.

Si él no hubiera estado abierto a los cambios en su carrera, tal vez nunca hubiera inventado una tecnología que cambiaría la industria.

2. “Vas a fracasar. Un montón de veces. Es inevitable.”

Él sugiere que es el fracaso, no el progreso, lo que indica si estás viviendo según todo tu potencial.

Si estás fallando, te estás presionando a ti mismo y “no estancando tu propio progreso ocultándote,” dijo.

La verdadera habilidad, entonces, es “aprender a aceptar el fracaso; no sólo aceptar el fracaso, ser bueno en ello, y con eso quiero decir volver a subir, aplicar lo que has aprendido, y pulsar reset.”

3. “Nadie sabe realmente qué contribuye al éxito”.

Cada persona es única, y eso significa que lo correcto para otro no siempre es lo correcto para ti. Cuando se trata de un consejo, escucha las partes que suenen correcto para ti y desecha el resto.

“Vas a tomar un camino de un número infinito de posibilidades,” dijo Casado. “Y vas a navegarlo a tu manera.”

4. “El universo es un lugar desordenado.”

Si hay un secreto para la vida, la felicidad y el éxito, es este: “Las oportunidades están ocultas en los descuidos. Si te aferras demasiado a las ideas específicas de a dónde quieres ir, o cómo será el paisaje, o qué te proporcionará el mundo, puedo garantizarte que quedarás muy decepcionado.”

Obtén los mejores consejos para lograr el éxito en tu e-mail